El 23 de abril participamos en el webinar del Ilustre y Nacional Colegio de Abogados de México sobre cómo enfrentar los Retos de Dirección de un Despacho de Abogados en la Actual Crisis COVID-19. 

 

En la sesión José Luis Pérez Benítez trata tres puntos claves:

  • 2020 un escenario imprevisible: El escenario económico y el mercado en el que las firmas de abogados van a tener que prestar sus servicios es aún imprevisible. La falta de certidumbre en la duración del confinamiento y la ausencia de datos fiables de los
    efectos de la parada de actividad en algunos sectores de la economía dificultan saber en el entorno económico de salida. Aún es pronto para hacer predicciones. Aún así, todo indica que las empresas se van a enfrentar a una crisis de liquidez. El tejido empresarial español, con un gran porcentaje de PYMES, puede resultar dañado de forma muy severa.
  • Qué podemos aprender de la crisis financiera 2008/2009 y los despachos en España: En 2008 comenzó en EEUU la crisis financiera e inmobiliaria que tuvo su particular versión en España. Durante los años 2008 y 2009 las empresas (clientes de las firmas) comenzaron a sufrir los efectos de esta crisis. En el sector legal, podemos ver los efectos que tuvieron en las firmas de abogados en el periodo 2009-2014, año en el que se puede decir que las firmas tuvieron su recuperación definitiva. Un análisis de las firmas con mayor facturación nos pueden dar una mejor visión de promedio sobre lo ocurrido.
  • Contexto 2020 del sector legal en España: La eficiencia en una firma es el producto de su valor medio de la hora facturada (rate) por la utilización (número de horas facturadas dividido entre el número de profesionales FTE). Si los niveles de ocupación bajan, será necesario ajustarlos.

 

Acabamos el webinar, planteando las siguientes reflexiones:

  • Liquidez. Vigilar la liquidez de la firma. Los periodos de cobro se alargan, precios más bajos, y mayor probabilidad de algunos impagos. Ratios de “registro de hora” hasta “cobro de la hora” mucho más largos.
  • “Profit Drivers”. La gestión de los “profit drivers” o “inductores de beneficio” pueden tener las siguientes tensiones: • Margen. Ante una posible bajada de facturación, el control presupuestario es esencial.
  • Valor Medio de la Hora. La tensión en precios puede dañar este indicador.
  • Utilización. La incertidumbre y el riesgo de escenarios futuros similares aunque más breves van a dañar mucho este indicador. Otros factores externos (conciliación y otras medidas relacionadas) ya estaban dificultando este indicador.
  • Apalancamiento. En la medida de los posible, se deben mantener los niveles de apalancamiento, puesto que son parte de la estructura operativa de la firma.
  • Talento. ¿Se puede detener la cadena de atracción de talento? ¿Se debe continuar aunque sea a costa del beneficio por socio? En los modelos de “valor” es una inversión estratégica y puede tener riesgos interrumpir contrataciones.
  • Sistema de retribución de profesionales. ¿Deben adaptarse los incentivos de retribución a la eficiencia en el tele trabajo? ¿Qué indicadores deben establecer las firmas?
  • Partnerships. ¿Están más protegidos los “partnerships” cohesionados y con socialización de riesgos que aquellos que premian el comportamiento individual? Es importante reflexionar sobre los elementos que perjudican la cohesión de socios en estos entornos económicos.
  • Mercado de valor. Las firmas del Magic Circle son más grandes y están mejor posicionadas que en la anterior crisis. ¿Cómo va a afectar esta situación al mercado? ¿Es una fortaleza su capacidad financiera? ¿Una debilidad su exigencia de rentabilidad por socio a nivel global?

Puedes consultar el webinar completo aquí.